Cuando me amé de verdad

 

chaplinCuando me amé de verdad, comprendí que en cualquier circunstancia, yo estaba en el lugar correcto y en el momento preciso. Y entonces, pude relajarme. Hoy sé que eso tiene nombre… autoestima.

Cuando me amé de verdad, pude percibir que mi angustia y mi sufrimiento emocional, no son sino señales de que voy contra mis propias verdades. Hoy sé que eso es… autenticidad.

Cuando me amé de verdad, dejé de desear que mi vida fuera diferente, y comencé a ver que todo lo que acontece contribuye a mi crecimiento. Hoy sé que eso se llama… madurez.

Cuando me amé de verdad, comencé a comprender por qué es ofensivo tratar de forzar una situación o a una persona, solo para alcanzar aquello que deseo, aún sabiendo que no es el momento o que la persona (tal vez yo mismo) no está preparada. Hoy sé que el nombre de eso es… respeto.

Cuando me amé de verdad, comencé a librarme de todo lo que no fuese saludable: personas y situaciones, todo y cualquier cosa que me empujara hacia abajo. Al principio, mi razón llamó egoísmo a esa actitud. Hoy sé que se llama… amor hacia uno mismo.

Cuando me amé de verdad, dejé de preocuparme por no tener tiempo libre y desistí de hacer grandes planes, abandoné los mega-proyectos de futuro. Hoy hago lo que encuentro correcto, lo que me gusta, cuando quiero y a mi propio ritmo. Hoy sé, que eso es… simplicidad.

Cuando me amé de verdad, desistí de querer tener siempre la razón y, con eso, erré muchas menos veces. Así descubrí la… humildad.

Cuando me amé de verdad, desistí de quedar reviviendo el pasado y de preocuparme por el futuro. Ahora, me mantengo en el presente, que es donde la vida acontece. Hoy vivo un día a la vez. Y eso se llama… plenitud.

Cuando me amé de verdad, comprendí que mi mente puede atormentarme y decepcionarme. Pero cuando yo la coloco al servicio de mi corazón, es una valiosa aliada. Y esto es… saber vivir!

No debemos tener miedo de cuestionarnos… Hasta los planetas chocan y del caos nacen las estrellas.

Charles Chaplin.

Anuncios

La mejor terapia es gratis

                                           

245c13r

                                              “El tiempo no es oro; el tiempo es vida” Jose Luis Sampedro

El otro día volví a ver la película de “HER” ,para quien no la haya visto hace referencia a un futuro en el que nuestras relaciones están basadas principalmente con la tecnología.Todavía recuerdo la sensación cuando la vi por primera vez, y es que no estamos tan alejados de eso.

Quien no ha escuchado “estoy muy liado” “no tengo tiempo para nada” …etc pero estamos enganchados a nuestros dispositivos móviles, a la tv ,al ordenador , a estar pendientes de nuestras redes sociales… es una nueva forma de relacionarnos y que en ciertos momentos me parecen muy útiles y necesarias y que nos acercan a personas que por ciertas razones o motivos no están cerca.

Pero voy más allá,hablo de que se ha perdido la maravillosa costumbre de preguntar “Hola! ¿Qué tal?” y que no sea una coletilla sin importar si ese “Bien” que casi siempre suele venir de vuelta ,sea un bien bien o sea un bien regular o bien,no me preguntes más porque me pongo a llorar.

Hablo de conversaciones interminables por chat , nuestras relaciones se basan en estar pendientes del móvil y tener contacto por aplicaciones gratuitas.

Estamos perdiendo esa costumbre de en la medida de lo posible quedar para tomar un café o una cerveza y  mirarnos a los ojos.Para mi no hay mejor terapia que quedar con un amigo a tomar un vino y conversar de mirada a mirada, porque cuando estás frente a frente de alguien hay dos conversaciones, una es la que se transmite mediante la voz y otra la que se transmite mediante el alma y eso no lo van a poder sustituir con una conversación por cualquier aplicación.

A quien no le ha pasado de quedar con un amigo o estar en una reunión familiar y que todo el mundo esté pendiente de su móvil, nos interesa más ver el último vídeo viral o ver la maravillosa vida que tiene todo el mundo por sus redes sociales.Me hacen gracia esos mensajes que te llegan de.- “nos lo estamos pasando genial!!! seguido de un selfie o bombardearte a whatsApp’s diciendo lo maravilloso de la cena o la fiesta tan brutal”.- En esos momentos no puedo dejar de pensar “realmente cuando te lo estás pasando tan bien,no estás pendiente del móvil” :No deja de ser una reflexión que hago.

Y si, ya no tenemos tanto tiempo para estar con nuestros seres queridos ,de ir a visitar a nuestros mayores o de estar presentes cuando quedamos con alguien y mirar su esencia, mirar su corazón y sentirnos arropados con la sola presencia de esa persona.

¿Te has dado cuenta que esa persona con la que estás te está regalando algo que ya no volverá a recuperar? y sí, el tiempo es muy valioso, ese regalo que nos da la vida y llega un día que ya no tendrás más tiempo.Acepta ese presente como algo que no volverá.

Dar un abrazo sincero y sentirte escuchado, para mi es una de las mejores terapias del mundo, sería bonito ponerlas en práctica más a menudo.

Creo que “Una sola mirada puede cambiar la vida de una sola persona de una forma profunda”.

Recupera tu esencia

                                          149551_1597109700737_1625829663_1362361_5277645_n

“Vivimos con la idea de que uno está roto o estropeado, de que hay que arreglar o reparar a las personas o a uno mismo, con el mandato de que uno tiene que ser distinto de como es para convertirse en alguien más… Y resulta que la mayoría de los problemas que tenemos provienen de no aceptarnos, no amarnos así, incondicionalmente, con nuestros defectos e imperfecciones”- Claudio Naranjo.

Y es que a todos nos pasa que vivimos la vida con sensación de esfuerzo, de conflicto, de lucha. Levantarse, trabajar, ir y volver a casa, pagar facturas, resolver problemas y acostarse agotados. No nos queda tiempo para ser felices, para hacer las cosas que deseamos, apenas nos queda un poco para respirar.
Y entonces, se nos va toda la vida queriendo, ser más felices, tener más dinero, ser más altos, más guapos, más creativos, más delgados, más libres, más realizados, más exitosos, más famosos, más espirituales, más ricos, más elevados.
Y resulta que no nos damos cuenta que eso no somos nosotros ni lo que queremos en nuestra vida, por eso te digo no empujes, no te resistas, no trates de ser quien no eres, no te fuerces a cosas que no deseas, a vivir una vida que no quieres, no intentes ser otra persona, o comportarte como alguien distinto.
No frecuentes a personas con las que nada te une. No te alejes de tu esencia y de lo que amas… Probablemente hace mucho tiempo te olvidaste quien eres y ya ni te atreves a seguir tu propio sendero.
Contémplate, acéptate y transfórmate y deja ya de jugar a encajar en un molde, a calzar como un zapato en la idea que tenemos de lo que es ser una persona sana o ideal… Porque no somos personas ideales, tan solo personas imperfectas… Maravillosamente imperfectas, que aprenden de cada uno de sus errores para encontrar el sendero de su mayor felicidad.
No te alejes de tu esencia y comprende que ser TÚ MISMO es el mejor camino que puedes emprender.