Y si te dijera que mañana me muero

Soy tu Ego, ese que alimentas día a día con miles de frases y acciones para satisfacerlo.

Sí, ese mismo que te mantiene durante días, meses, años o toda una vida sin hablarte con un ser querido, soy el que te hace romper relaciones y amistades.

Soy ese que te dice .- ” que te hable él primero ” ” me debe una disculpa” ” tengo razón “, sí ese mismo, imagino que ya me has reconocido, somos viejos amigos, ¿me recuerdas?

Empezamos un año, después de unas fiestas en las que se suelen enviar mensajes y buenos deseos, incluso de aquellas personas que durante el resto del año ni se acuerdan de que existes, (sigo hablando, soy tu Ego). Momentos en los que tenemos grandes propósitos, empezamos un nuevo año y la verdad, muchas ganas de que este sea “Mi Año”. Ese año en el que poder cumplir nuestros sueños y de ser Felices, como si ser feliz fuera algo complicado, difícil y escurridizo.

A veces te miro y pienso que si no me alimentaras tanto, tendrías más espacio para alimentar el sentimiento más buscado y poco encontrado, LA FELICIDAD.

He visto muchos Egos rendirse cuando ya era demasiado tarde, y sí, hay un momento en el cual ya es demasiado tarde y cuando llega ese momento, me desvanezco y me convierto en una gran losa llena de culpa que sigo cargando hasta el día que dejo de existir en este mundo, ahí es donde el Ego se convierte en más dolor.

En esos momentos te pido ” conciencia “, para que no me alimentes tanto, y te hagas estas preguntas ;

¿ Y si mañana me muero ? ¿ Me echarías de menos ? ¿ Echarías de menos a esa persona con la que has dejado de hablar ?

A la mayoría de personas de este mundo si le preguntas lo que desean, es muy rápida su respuesta.- ” SER FELIZ “.

Solo te pido que alimentes más estas palabras sanadoras y te liberes : ” Lo siento, perdóname, gracias , te amo ” .El Ho’oponopono es un arte hawaiano muy antiguo de resolución de problemas.

Ho’oponopono significa “enmendar”, “corregir un error”.

Según esta filosofía, todo lo que aparece en nuestra vida es un pensamiento, una memoria, un programa funcionando (un error) y se presenta para darnos una oportunidad de soltar, de limpiar, de borrar.

Para poder ser feliz hay que soltar esa losa tan pesada y un gran propósito es liberarnos de esas cargas.

Deseo que seas tan feliz, que no sepas si vives o si sueñas

 

Anuncios

Éste es el tipo de amor que elijo y merezco

bici-en-pareja

 

Elijo a alguien que no tenga que perderme para extrañarme.

Elijo a alguien que no tenga miedo de conocerme, y mejor aún, que no huya al conocerme. Alguien que me ame a mí, y a mis defectos. Y a pesar de mis conflictos, aún decida quedarse a mi lado. Elijo a alguien que me escuche cuando necesito desahogar mis penas, que me de un abrazo que calme mis nostalgias.

Elijo a alguien con quien cometer locuras y sonreír de ello, sin importar la opinión ajena. Alguien con quien cometer errores y aprender, que a pesar de los obstáculos, juntos podemos crear una historia incomparable, feliz y sin un punto final.

Elijo a alguien que entienda que no soy perfecto, por ello, que acepte y comprenda mis errores. Que me ayude a corregir mis torpezas y también, se deje ayudar. Alguien que entienda que somos dos personas distintas con sentimientos propios, con sueños y muchas metas por cumplir, y me de un impulso para cumplir y lograr todo ese sueño.

Elijo a alguien que me digas pocas veces que me quiere y un sin fin de veces, que me ama. Alguien a quien mirar y descubrir lo importante que soy para ella y consumirme en su mirada.

Elijo a alguien que no tenga que perderme para extrañarme. Que diga que me extraña. Que guarde mis mensajes y lo vuelva leer cuando me extrañe. Alguien que tenga miedo de perderme.

Elijo a alguien con quien no sentirme solo y sentir su presencia siempre. Sentir su amor. Alguien que tenga necesidad de mí, que quiera verme. Alguien con quien necesite hablar para tener mi día completo y, asimismo, tenga la necesidad de hablar conmigo antes de irse a dormir.

Elijo a alguien con quien soñar y recrear historias antes de dormir, sabiendo que soñará conmigo, que despertará pensando en mí. Alguien a quien escribir un mensaje al despertar y tener un mensaje suyo, cuando la noche se despida y los rayos del sol, dibujen la ciudad.

Elijo a alguien con quien sentarme una tarde a tomar un café y hablar sin aburrirnos. Alguien con quien compartir mis anécdotas, mi historia y decir una estupidez sin sentir que recibiré reproches.

Elijo a alguien con quien sentarme un atardecer, a orillas del mar y observar el horizonte, el desfile de las nubes escoltado por las aves que viajan con rumbo desconocido en aquella tarde donde el cielo es fuego. Y suspirar juntos. Y abrazarnos. Y besarnos viajando a otro mundo. Y decirnos lo mucho que nos amamos.

 

Quiero conocer sus defectos y aún así, amarla.