Somos la generación que no quiere relaciones

Queremos una segunda taza de café para las fotos que subimos a Instagram los domingos por la mañana, otro par de zapatos en nuestras fotos artísticas de pies. Queremos poner en Facebook que tenemos una relación para que todo el mundo pueda darle a “me gusta” y poner un comentario, queremos una publicación digna del hashtag #parejaperfecta. Queremos tener a alguien con quien ir de brunch los domingos, con quien quejarnos los lunes, con quien comer pizza los martes y que nos desee buenos días los miércoles. Queremos llevar acompañante a las bodas a las que nos inviten (¿Cómo lo habrán hecho? ¿Cómo habrán conseguido un felices para siempre?). Pero somos de la generación que no quiere relaciones.

Buceamos por Tinder en un intento de encontrar a la persona adecuada. Como si tratáramos de hacer un pedido a domicilio de nuestra alma gemela. Leemos artículos como Cinco maneras de saber que le gustas o Siete formas de gustarle, con la esperanza de ser capaces de moldear a una persona para tener una relación con ella, como si de un proyecto de artesanía que hemos visto en Pinterest se tratase. Invertimos más tiempo en nuestros perfiles de Tinder que en nuestra personalidad. Y aun así no queremos tener una relación.

Hablamos y escribimos mensajes de texto, mandamos fotos o vídeos por Snapchat y tenemos conversaciones subidas de tono. Salimos y aprovechamos la happy hour, vamos a tomar un café o a beber cerveza; cualquier cosa con tal de evitar tener una cita de verdad. Nos mandamos mensajes para quedar y mantener una charla insustancial de una hora solo para volver a casa y seguir manteniendo una charla insustancial mediante mensajes de texto. Al jugar mutuamente a juegos en los que nadie es el ganador, renunciamos a cualquier oportunidad de lograr una conexión real. Competimos por ser el más indiferente, el de la actitud más apática y el menos disponible emocionalmente. Y acabamos ganando en la categoría el que acabará solo.

Queremos la fachada de una relación, pero no queremos el esfuerzo que implica tenerla. Queremos cogernos de las manos, pero no mantener contacto visual; queremos coquetear, pero no tener conversaciones serias; queremos promesas, pero no compromiso real; queremos celebrar aniversarios, pero sin los 365 días de esfuerzo que implican. Queremos un felices para siempre, pero no queremos esforzarnos aquí y ahora. Queremos tener relaciones profundas, pero sin ir muy en serio. Queremos un amor de campeonato, pero no estamos dispuestos a entrenar.

Queremos alguien que nos dé la mano, pero no queremos darle a alguien el poder para hacernos daño. Queremos oír frases cutres de ligoteo, pero no queremos que nos conquisten… porque eso implica que nos pueden dejar. Queremos que nos barran los pies, pero, al mismo tiempo, seguir siendo independientes y vivir con seguridad y a nuestro aire. Queremos seguir persiguiendo a la idea del amor, pero no queremos caer en ella.

No queremos relaciones: queremos amigos con derecho a roce, “mantita y peli” y fotos sin ropa por Snapchat. Queremos todo aquello que nos haga vivir la ilusión de que tenemos una relación, pero sin tener una relación de verdad. Queremos todas las recompensas sin asumir ningún riesgo, queremos todos los beneficios sin ningún coste. Queremos sentir que conectamos con alguien lo suficiente, pero no demasiado. Queremos comprometernos un poco, pero no al cien por cien. Nos lo tomamos con calma: vamos viendo a dónde van las cosas, no nos gusta poner etiquetas, simplemente salimos con alguien.

Cuando parece que la cosa empieza a ir en serio, huimos. Nos escondemos. Nos vamos. Hay muchos peces en el mar. Siempre hay más oportunidades de encontrar el amor. Pero hay muy pocas de mantenerlo hoy en día…

Esperamos encontrar la felicidad. Queremos descargarnos a la persona perfecta para nosotros como si fuera una aplicación nueva; que puede actualizarse cada vez que hay un fallo, guardarse fácilmente en una carpeta y borrarse cuando ya no se utiliza. No queremos abrirnos; o, lo que es peor, no queremos ayudar a nadie a abrirse. Queremos mantener lo feo tras una portada, esconder las imperfecciones bajo filtros de Instagram, ver otro episodio de una serie en vez de tener una conversación real. Nos gusta la idea de querer a alguien a pesar de sus defectos, pero seguimos sin dejarle ver la luz del día a nuestro auténtico yo.

Sentimos que tenemos derecho al amor, igual que nos sentimos con derecho a un trabajo a jornada completa al salir de la universidad. Nuestra juventud repleta de trofeos nos ha enseñado que si queremos algo, merecemos tenerlo. Nuestra infancia rebosante de películas Disney nos ha enseñado que las almas gemelas, el amor verdadero y el felices para siempre existen para todos. Y por eso no nos esforzamos ni nos preguntamos por qué no ha aparecido el príncipe o la princesa azul. Nos cruzamos de brazos, enfadados porque no encontramos a nuestra media naranja. ¿Dónde está nuestro premio de consolación? Hemos participado, estamos aquí. ¿Dónde está la relación que merecemos? ¿Dónde está el amor verdadero que nos han prometido?

Queremos a un suplente, no a una persona. Queremos un cuerpo, no una pareja. Queremos a alguien que se siente a nuestro lado en el sofá mientras navegamos sin rumbo fijo por las redes sociales y abrimos otra aplicación para distraernos de nuestras vidas. Queremos mantener el equilibrio: fingir que no tenemos sentimientos aunque seamos un libro abierto; queremos que nos necesiten, pero no queremos necesitar a nadie. Nos cruzamos de brazos y discutimos las reglas con nuestros amigos, pero ninguno conoce el juego al que estamos intentando jugar. Porque el problema de que nuestra generación no quiera relaciones es que, al final del día, sí que las queremos.

Este post fue publicado originalmente en la edición estadounidense de ‘The Huffington Post’ y ha sido traducido del inglés por Lara Eleno Romero.

Anuncios

Éste es el tipo de amor que elijo y merezco

bici-en-pareja

 

Elijo a alguien que no tenga que perderme para extrañarme.

Elijo a alguien que no tenga miedo de conocerme, y mejor aún, que no huya al conocerme. Alguien que me ame a mí, y a mis defectos. Y a pesar de mis conflictos, aún decida quedarse a mi lado. Elijo a alguien que me escuche cuando necesito desahogar mis penas, que me de un abrazo que calme mis nostalgias.

Elijo a alguien con quien cometer locuras y sonreír de ello, sin importar la opinión ajena. Alguien con quien cometer errores y aprender, que a pesar de los obstáculos, juntos podemos crear una historia incomparable, feliz y sin un punto final.

Elijo a alguien que entienda que no soy perfecto, por ello, que acepte y comprenda mis errores. Que me ayude a corregir mis torpezas y también, se deje ayudar. Alguien que entienda que somos dos personas distintas con sentimientos propios, con sueños y muchas metas por cumplir, y me de un impulso para cumplir y lograr todo ese sueño.

Elijo a alguien que me digas pocas veces que me quiere y un sin fin de veces, que me ama. Alguien a quien mirar y descubrir lo importante que soy para ella y consumirme en su mirada.

Elijo a alguien que no tenga que perderme para extrañarme. Que diga que me extraña. Que guarde mis mensajes y lo vuelva leer cuando me extrañe. Alguien que tenga miedo de perderme.

Elijo a alguien con quien no sentirme solo y sentir su presencia siempre. Sentir su amor. Alguien que tenga necesidad de mí, que quiera verme. Alguien con quien necesite hablar para tener mi día completo y, asimismo, tenga la necesidad de hablar conmigo antes de irse a dormir.

Elijo a alguien con quien soñar y recrear historias antes de dormir, sabiendo que soñará conmigo, que despertará pensando en mí. Alguien a quien escribir un mensaje al despertar y tener un mensaje suyo, cuando la noche se despida y los rayos del sol, dibujen la ciudad.

Elijo a alguien con quien sentarme una tarde a tomar un café y hablar sin aburrirnos. Alguien con quien compartir mis anécdotas, mi historia y decir una estupidez sin sentir que recibiré reproches.

Elijo a alguien con quien sentarme un atardecer, a orillas del mar y observar el horizonte, el desfile de las nubes escoltado por las aves que viajan con rumbo desconocido en aquella tarde donde el cielo es fuego. Y suspirar juntos. Y abrazarnos. Y besarnos viajando a otro mundo. Y decirnos lo mucho que nos amamos.

 

Quiero conocer sus defectos y aún así, amarla.

AMOR EVOLUTIVO

Amor Evolutivo es una forma de amor maduro. Tal vez sea por ello que tantos de nosotros permanecemos solos durante años sin elegirlo o sufrimos de relación en relación hasta que encontramos aquella en la que nos sentimos totalmente aceptados valorados y somos nosotros, sale nuestra autenticidad, un amor real sin máscaras. Es un amor que se forma por dos personas que han evolucionado y no es fácil porque a nadie lo preparan para ello, y nadie  piensa que algún día se encontrará inmerso en una relación mágica, de verdad.

No es fácil porque traemos con nosotros recuerdos de historias de amor anteriores y nuestro corazón late con la fuerza de mil vidas, así que la intensidad de nuestros sentimientos y lo que a veces asusta. No es sencillo porque lo que para otras personas son símbolos de amor, para nosotros son cadenas. Los sueños y ambiciones de otros, para nosotros son prisiones.  No es fácil porque esperamos que quien amamos sea mejor cada día, tal como lo esperamos de nosotros mismos.

Para atreverse a amar de una manera evolucionada hay que estar dispuesto a darle la vuelta a todo lo que creímos siempre que era el amor. Una pareja evolutiva te querrá a su lado como cómplice, como compañero y amante compartiendo tres vidas. La tuya, la de ella y la que construiréis en común. Nunca alcanzarás del todo el centro de su corazón, porque ese lugar sólo le pertenece a ella. Una persona evolutiva nunca se entregará por completo a otra persona porque sabe que su verdadera esencia sólo es suya. No perderá su identidad ni fingirá ser quien no es a cambio de amor. Lleva dentro los secretos del viento de la noche, el misterio de la luna en la mirada y el ritmo de la tierra en su corazón, ¿Cómo podría querer ser otra si ella ya lo es todo?.

Amar a una persona evolutiva removerá tu mundo, te despojará de años de ideas equivocadas y te hará enfrentarte con lo que se esconde en el fondo de ti mismo, te hará mirar a los ojos del espejo para descubrir qué es lo que ella ve cuando te mira. Te hará bailar al son de la melodía más antigua del mundo y te hará recordar que no es la primera vez que danzas esos pasos nunca olvidados y que no es la primera vida en la que la encuentras. Amar te hará abrir la puerta a misterios que nunca imaginaste encontrar pero que siempre esperaste descubrir.

Cuando una persona evolutiva te ama conoces lo que es la plena confianza. Jamás te mentirá. Nunca te engañará porque sería como engañar y mentir a su propia alma. Si uno de nosotros te ama, puedes sentirte afortunado porque no hay nada más limpio, desnudo y honesto que el amor de una persona así. Pero esperamos lo mismo. La mentira, el engaño, la traición… matarán todo sentimiento que pudiéramos tener por ti. Sufriremos y sentiremos un dolor profundo, pero sabemos cómo curarnos y continuar adelante.

Debes recordar que estamos conectadas con la tierra y sus ciclos, así que no siempre nos comportaremos igual. A veces el aire nos llevará de un proyecto a otro y resultará difícil seguirnos. A veces las ideas cruzarán tan rápido nuestra mente que sólo otra mente rápida y curiosa podrá seguir nuestra conversación. A veces el fuego hará que nos consumamos de pasión o estallemos como volcanes ante lo que consideremos injusto.

A veces el agua nos sumergirá en épocas de silencio y melancolía, y parecerá aún más difícil alcanzarnos, pero cuando emerjamos del mar de nuestras emociones, te amaremos aún más porque nuestros sentimientos estarán aún más claros.  Otras veces parecerá que la tierra nos hace preocuparnos más de lo habitual por lo material, pero sólo estaremos creando raíces profundas para poder asentar el hogar que creemos juntos  en el tiempo y el futuro.

Puede que alguna noche tu pareja evolutiva que amas no se quede a tu lado, pero allí donde esté, bailando bajo la luna llena o explorando la oscuridad de la luna oscura, estarás con ella. Porque cuando una pareja así se enamora sabe que esa unión fue forjada por su alma y la tuya mucho tiempo antes de nacer, así que podrás estar seguro/a de que regresará a tu lado. Y lo hará más completa, más feliz y más enamorada que antes.

Si amas a una persona así habrás elegido compartir tu vida con una persona libre que, desde su libertad, compartirá su mundo contigo. Por eso has de saber que si algún día ella deja de amarte, no habrá juegos ni mentiras. No habrá engaños.  Conocemos muy bien el poder del amor, la fuerza que otorga compartir la vida con alguien que te impulsa a ser tu mejor versión y atreverte a alcanzar tus sueños con la seguridad de que siempre habrá alguien que creerá en ti. Saberse amado en este mundo cada vez más solitario es un don que debemos cuidar y agradecer porque no está destinado a todos. Por eso, si alguna vez todo termina, el último acto de amor de una pareja evolutiva será dejarte ir. Sólo así ambos podréis encontrar la felicidad y la vida deseada. Solos o acompañados.

Y tú, si has llegado a una época de tu vida en la que estás preparada/o para compartir tu camino con alguien, nunca escondas lo que eres a la persona que amas. Muestra tu alma, deja fluir tu magia y dile quién eres desde el primer momento. Sólo así sabrás que lo que estáis creando es real.

amor-y-redes-sociales-2

Cuando estoy contigo se me eriza el alma

1

 

Cuando estoy contigo se me eriza el alma,
la sonrisa me envuelve de pies a cabeza
y las lágrimas se visten de gratitud.

Cuando estoy contigo necesito un pellizco de realidad,
las nubes reposan bajo mis pies
y mis alas centellean en miles de colores.

Cuando estoy contigo soy yo.
Sin pedir permiso.
Sin miedo a hacer algo mal que rompa la paz.

Cuando estoy contigo el mundo es más bonito,
y el gris se convierte en el color más inmenso del arcoiris.

Cuando estoy contigo no hay horas que puedan con mis ganas de besarte, de abrazarte, de olerte, de acariciarte con mis pestañas y contarte los lunares de tu espalda.

Una y otra vez.
Una y otra vez…

Cuando estoy contigo quiero hacerlo todo el rato.
Y “a tu lado” se convierte en el mejor lugar del mundo.

Cuando estoy contigo no existen las dudas, los reproches ni el miedo. Cuando estoy contigo descanso, resoplo de tranquilidad y tildo gozosa todos aquellos paréntesis que hoy, pueden esperar.

Cuando estoy contigo sueño con los ojos abiertos,
el corazón paciente y las manos sedientas.

Cuando estoy contigo soy la persona más afortunada del mundo. Y cuando no…también.

Porque te pienso, te siento y aunque nos separe una realidad ficticia solo necesito recordarte, sentirte enredado entre mis venas y mi alma. Entonces se entiesa, se estremece, se siente parte de ti, de mí, de todo este caos que arremete contra lo bonito.

Y entonces cuando estoy contigo vivo.
Y entonces cuando estoy contigo entiendo todo aquello que no pude entender ayer.

El Rincón de Floricienta

WWW.HAWLO.COM

 

La sincronicidad del amor 11:11

“Hay algo inusual acerca de nosotros. Algo profundamente espiritual. La manera en que caemos el uno en el otro con tanta naturalidad como si nuestro amor fuera tallado en la tierra. Hay sistemas de estrellas que estallan en nuestras manos cuando tocamos. Estamos en sintonía. Nuestros corazones, dulce canto de la misma vieja canción. El universo previsto para ello. Lo sé. Lo sé. “~ Beau Taplin

12108298_1721740704724550_4814259057230028330_n

Bienvenido a noviembre y el mes de almas gemelas.

No hay tal cosa como la coincidencia, sobre todo en términos de amor.

Durante el mes de noviembre, el signo solar astrológico es en Escorpio-el signo de las almas gemelas.

Pero esto no es acerca de la astrología, esto es acerca de la sincronicidad.

La sincronicidad es la creencia de que el universo funciona para proporcionarnos indicios de que estamos en el buen camino, o que tenemos que cambiar de dirección.

Dado que el universo no puede hablar directamente con nosotros, nos toca a nosotros ser conscientes de los signos que nos rodean.
Los signos pueden venir como encuentros casuales, artículos o citas que parecen oportunas, e incluso secuencias de números o iniciales.

Una de las secuencias más conocida es 11:11.Esta secuencia puede venir en una variedad de formas, e incluso puede ser 11, 111, o 11.111.

Pero hay más que eso.Cuando vemos esta secuencia, el universo nos está instando a prestar atención a nuestros pensamientos y sentimientos a dejar de pensar con la mente lógica, y en lugar de ello seguir nuestra intuición y nuestro corazón.

Es el momento de sentir nuestro camino a través de nuestras preguntas, en lugar de pensar en nuestro camino a las respuestas.

Realmente no hay manera de utilizar la lógica cuando crecemos en el amor, porque el amor no es cuantitativo.

No se puede explicar, y no hay reglas a acatar o fórmulas para tomar al respecto.

La paradoja del amor es que, si bien puede ser el regalo más grande, también puede ser el más arduo viaje de conocimiento a través de nuestro compañero o compañera de viaje.

Porque mientras todos usamos la palabra “amor” para expresar nuestros sentimientos, es diferente para cada uno de nosotros.

Noviembre es el mes 11 y el 11 de noviembre del universo se une para darnos la última llamada de atención cósmica.

Pero esta vez se trata de una línea directa a nuestros corazones.

El universo ha estado trabajando durante todo el año, nos ha activado a través de eventos y sucesos cósmicos, por lo que podemos ser desafiados a vivir y amar como auténticamente queramos.

Ha sido un año de prueba y aprendizaje, de mirar todo lo que no funcionó.

Porque el amor no es ciego, el amor lo ve todo y aún así decide de todos modos.

En asuntos del corazón es fácil usar la lógica en el lugar de la intuición.

Posiblemente hay todo un mundo de hechos y significados que existen fuera de los límites de lo que la mente humana puede realmente comprender.

Porque a veces nos volvemos más miedosos de lo que no entendemos.Nuestra incapacidad de entender no es lo que nos deja perplejos, pero es nuestra incapacidad para explicar que a menudo hace  mayor la angustia.

El amor es un tema que escapa a nuestra lógica,control,reglas,fórmulas…etc

Con y desde el amor podemos aprender mucho.

Este mes estamos en el nido de la sincronicidad, donde todo parece venir junto, posiblemente no perfectamente, pero en la forma en que siempre debió.

El universo nos está guiando a abrazar todos los aspectos de nuestras vidas y nuestros corazones que hemos trabajado previamente, se nos está dando el don de la claridad.

Tenemos la capacidad de vernos a nosotros mismos por lo que realmente somos, y elegir la vida que queremos llevar.Para eso es necesaria una escucha consciente de nuestro diálogo interno,de las palabras que utilizamos al expresarnos y de nuestras acciones.

Alma Salvaje

LAS PAREJAS DE LA NUEVA VIBRACIÓN

11130114_808658952552342_1647185547554255831_n

Nuevas ideas, nuevas perspectivas marcan el nacimiento de un nuevo sentido en las relaciones de pareja. Actualmente hay muchas rupturas por vibraciones distintas entre ambas partes, problemas personales, etc. También ahora ocurre que hay quien despierta a la realidad actual y deja de aguantar con las situaciones que llevan arrastrando desde hace tiempo. Las nuevas parejas conectadas a la nueva vibración, son parejas muy especiales con una consciencia de luz y amor, y conscientes de la renovación cada día de su conquista-enamoramiento a la pareja, siendo así cada día una nueva experiencia llena de ilusión, felicidad, amor y consciencia. Parejas conectadas álmicamente, luego la atracción predominante no es física ni pasional, sino espiritual, y por lo tanto la atracción y felicidad es muy duradera. Una pareja más holística, que comparten físicamente, sentimentalmente, intelectualmente y además espiritualmente, siendo ésta última la cualidad más destacada e importante. Este nuevo enfoque del amor es una vía para crecer, evolucionar, expandir la conciencia y alcanzar la divinidad a través de esta experiencia. Hay que saber estar con uno mismo, pero sin sentir soledad, sino todo lo contrario, sintiéndote feliz por dedicarte tiempo, conectando con tu interior, con tu paz, autodescubriéndote. Es elegir cada día estar contigo. Mientras tanto y hasta que llegue a ti la persona que te corresponde, debes de trabajarte personalmente para elevar tu vibración y así el universo te pondrá a esa persona delante de ti, incluso puede que esa persona ya haya pasado antes por tu vida pero que no la hayas visto con la claridad de ahora, y es porque este es el momento y porque te has dado el tiempo suficiente. Sin embargo si durante este tiempo de espera te entretienes con pequeñas distracciones, vas de acá para allá hasta que llegue el gran amor, pues al estar tu sistema de información ocupado energéticamente por alguien, aunque sea algo esporádico, pues la llegada de ese gran amor se retrasa, y si son muchas veces las que haces esto, puede que ese gran amor no llegue jamás. Lo mismo ocurre si esa persona ya está en tu vida pero no terminas de sentirla o tenerlo claro, pues esto muchas veces se da porque el sistema informático de la persona está saturado o con una información de baja vibración o desfasada y que no se ajusta a la actual. Incluso estas pequeñas distracciones el universo lo interpreta como que has bajado el listón de ese gran amor a conformarte con menos, lo que te traerá cada vez personas de menor vibración y que también hará bajar la tuya, es como un bloqueo que te haces tu mismo al dejarte llevar por las pasiones o falsa felicidad, y digo falsa porque al no partir del corazón tiene los días contados. Antes los vínculos de pareja eran por necesidad, y ahora son vínculos para complementar y compartir. Antes eran seres incompletos y se movían desde la carencia, y ahora son completos y por eso pueden compartir. Primero debe de ser feliz uno mismo, para después poder compartir. Las nuevas parejas están unidas, pero sin perder la libertad. Dos seres completamente entregados viviendo el amor y que unen sus almas en armonía, plenitud, pasión, sencillez, dulzura, y admiración, sin importarles los demás, sin bloqueos, ni trabas, etc. Un amor libre, sin tener que guardar las formas ni normas establecidas, un amor libre actuando espontáneamente como los niños. Cuando dos almas se encuentran, este puede considerarse un momento sagrado, y es vivir el tiempo en el no tiempo, en el que cada día aparece de forma natural y espontánea la reconquista de la pareja, disfrutando así de una relación y una vida plena.

Fuente: Angel Pavón….

Quiero ser tu prioridad no una opción

Lo supe desde el día en que no recibí ese mensaje de “Buenos días” que solías enviar. En mi cabeza era imposible creer lo que en realidad estaba pasando, pues no quería aceptar que se alejaba. Me aferré a la idea de que me quería tanto como yo. Me hice ilusiones, no sé con qué, pero las hice. Y con el paso de los días me fui dando cuenta de lo engañada que estaba al creer que esto era más de lo que realmente fue.
Llegué a la conclusión de que para él solo era una opción. Cuando, para mí, él era mi prioridad. Por más que me negué a esa idea se hacía más evidente con los días y al final me negué a darle mis días, mi tiempo, y mi vida. No sé por qué estaba tan enamorada de él. Creo que porque despertó cosas que yo pensaba que ya no existían. Me dio las ganas de levantarme y de poder decirme a mí misma: “aquí estoy, ya es tiempo de querer”.
Lamentablemente solo fue una expectativa. No lo juzgo, yo tampoco soy lo que él quería, como también él no fue lo que yo esperaba. El amor no viene con manual de instrucciones, menos con advertencias, eso es algo que uno ya debería saber. Existe la posibilidad de un fracaso, de decepciones, como también la posibilidad de ser feliz, de reír, de pensar en él las 24 horas del día, porque si voy a querer, voy a querer bien y no a medias. Así soy yo, creo que por eso me afectó tanto.
No miento, me dolió mucho tener que despedirme de él sin darle muchas explicaciones ¿Cómo se suponía que tenía que decirle que quiero ser su prioridad? Es como obligarlo a que se interese más en mí, a que me dedique más tiempo, a que me quiera como yo a él, y yo no soy tan poca cosa para mendigar amor.
Él sabía lo que yo sentía por él y sin embargo no lo supo valorar ¿Y quién soy yo para atarlo a un amor inaudito? Realmente pensé que teníamos algo y que existía la idea de tener un futuro juntos. Pero no. Mejor ya no. Porque me valoro y ya dejé de ser su opción, porque sé que tarde o temprano llegará el día en que yo sea la prioridad de alguien más.

Pero primero debo ser mi prioridadFB_IMG_1440301937490

CUANDO EL AMOR LLEGA DE FORMA NATURAL

1117845

Hay personas que tienen pareja pero se sienten tan solas y vacías como si no las tuvieran.

Hay otras que por no esperar deciden caminar al lado de alguien equivocado y en su egoísmo, no permiten que ese alguien se aleje aún sabiendo que no le hace feliz.

Hay personas que sostienen matrimonios o noviazgos ya destruidos, por el simple hecho de pensar que estar solos es difícil e inaceptable.

Hay personas que deciden ocupar un segundo lugar tratando de llegar al primero, pero ese viaje es duro, incómodo y nos llena de dolor y abandono.

Pero hay otras personas que están solas y viven y brillan y se entregan a la vida de la mejor manera. Personas que no se apagan, al contrario, cada día se encienden más y más. Personas que aprenden a disfrutar de la soledad porque les ayuda a acercarse a si mismas, a crecer y a fortalecer su interior.

Esas personas son las que un día sin saber el momento exacto ni el por qué se encuentran al lado del que las ama con verdadero amor y se enamoran de una forma maravillosa.

Cuando surja el amor no lo dejes escapar

Después de ver este vídeo, volvió de nuevo a mi cabeza la manera de relacionarnos y el daño que hacen esas etiquetas y la manía de inyectarnos ideas erróneas.

El vídeo se presenta como “¿qué harías si te reencuentras con el amor de tu vida?”.- señores,pues la verdad, no lo tengo muy claro , y sí!! he tenido amores de esos que me han hecho vibrar hacia lo más alto.Personas que no se van de tu cabeza y que todo te recuerda a ellas. Crees que no volverás a encontrar a nadie más así o que nadie más te hará sentir lo que aquella persona te hizo sentir y todo eso.Pues sí,no nos harán sentir lo mismo porque no seremos las mismas personas.

Pues mi teoría es que por nuestra vida pasan muchas personas y que cada una de ellas nos hace sentir emociones y muy diversas ,pero que realmente somos nosotros los que elegimos si esa persona se queda con nosotros; hablo desde un punto emocional y mental.Realmente creo que cuando algo termina, es por una razón y que vamos evolucionando como personas y que al cabo del tiempo puedes plantearte volver con una ex-pareja.

Pero voy más allá y creo que pasa mucho más a menudo de lo que pensamos y es ; este chico del vídeo que está casado, se reencuentra con una ex-novia, dice que es el amor de su vida??!!! ¿ perdona?¿ si pensabas eso porque te has casado con otra persona?¿Cuándo fue la última vez que le dijiste a tu mujer “te quiero”?¿anoche?.

Sinceramente creo que vivimos en una sociedad de “te quieros” de saldo y exentos de validez. ¿Nos emparejamos por miedo a quedarnos solos?

Prefiero apostar por un AMOR de verdad, de esos que te dicen “TE AMO” lo sienten y te lo demuestran con hechos con el día a día, que están cuando todo es maravilloso y cuando todo está oscuro, en tus mejores días y en los peores un compañer@ de viaje de esos que te cogen la mano y no te sueltan.Prefiero alguien sincero y que me diga un día ya no quiero estar contigo a alguien que me jure amor eterno con un contrato indefinido como si el amor se pudiera vender o comprar , en el cual sabes de antemano que habrá incumplimiento de las clausulas.

Y sí.creo en el AMOR de esos que te remueven y te transforman de esos que te llenan de felicidad y que te hacen sentir la persona más maravillosa del mundo, y sí !! Cuando surja el amor no lo dejes escapar!! pero que no sea un amor de saldo ni un amor por miedo a la soledad.Apuesta por alguien que te demuestre, porque tendemos a idealizar amores pasados ;¿realmente piensas que si hubieses seguido con ese amor hubiera funcionado?¿hubiera cubierto tus expectativas? Creo que no, nadie y digo nadie cubrirá nuestras expectativas. Creo que enamorarse de alguien se hace inconscientemente, pero AMAR a alguien se hace con plena conciencia y es un acto de valentía y de compromiso con uno mismo,es una aventura que incluye sinceridad,honestidad y sobre todo respeto.

Creo que no solo puede aparecer un “GRAN AMOR” si no que en nuestras vidas pasan almas afines a nosotros y que es una elección de esas dos personas el hacerlo GRANDE Y VERDADERO.

.facebook_-1277235605

¿ Qué es el Amor ?

El amor no es una relación. El amor es un estado; no tiene nada que ver con nadie más. Uno no se enamora, uno es amor. Por supuesto, si eres amor estás enamorado, pero ése es el resultado, la consecuencia, pero no el origen. El origen es que eres amor.

¿Quién puede ser amor? Evidentemente, si no eres consciente de quién eres, no podrás ser amor. Serás miedo. El miedo es exactamente lo contrario del amor. Recuerda que el odio no es lo contrario del amor, como la gente piensa. El odio es amor al revés, no es lo contrario del amor. Lo contrario del amor realmente es el miedo. Con el amor te expandes, con el miedo te encoges. Con el miedo te cierras, con el amor te abres. Con el miedo dudas, con el amor confías. Con el miedo te quedas en soledad. Con el amor desapareces; se desvanece la cuestión de la soledad. Si no existes, ¿cómo te puedes sentir solo? Entonces, estos árboles, los pájaros, las nubes, el sol y las estrellas están dentro de ti. El amor es cuando conoces tu cielo interno.

Los niños no tienen miedo; los niños nacen sin miedo. Si la sociedad puede ayudarles y apoyarles para que permanezcan sin miedo, si les ayuda a subirse a los árboles y a las montañas, y a nadar en el mar y los ríos —si la sociedad puede ayudarles con todos sus medios a ser aventureros, aventureros de lo desconocido, y si la sociedad puede provocar una búsqueda en vez de darles creencias muertas entonces, los niños se volverán grandes amantes, amantes de la vida. Ésta es la verdadera religión. No hay mayor religión que el amor.

Medita, baila, canta y profundiza más en ti mismo. Escucha a los pájaros más atentamente. Mira las flores con asombro, con admiración. No te vuelvas erudito, no etiquetes las cosas. Eso es la erudición, el maravilloso arte de etiquetarlo todo, catalogarlo todo. Conoce gente, mézclate con la gente, con toda la gente que puedas, porque cada persona expresa una faceta de Dios distinta. Aprende de las personas. No tengas miedo, la existencia no es tu enemigo. La existencia te cuida, la existencia está dispuesta a apoyarte de todas las formas posibles. Confía y empezarás a sentir un considerable aumento de energía. Esa energía es amor. Esa energía quiere bendecir a toda la existencia, porque cuando estás en esa energía te sientes bendecido. Y cuando uno se siente bendecido, ¿qué otra cosa puede hacer sino bendecir a toda la existencia?

El amor es un profundo deseo de bendecir a toda la existencia.

Osho

b889ac0dca425207feebb6191df6c79270b42af6